Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Capítulo IV’ Category

SUBRAYADO:

Un mediodía de agosto, mientras bordaba con sus amigas, sintió que alguien llegaba a la puerta. No tuvo que mirar para saber quién era. <Estaba gordo y se le empezaba a caer el pelo, y ya necesitaba espejuelos para ver de cerca -me dijo-. ¡Pero era él, carajo, era él! (…) Bayardo San Román dio un paso adelante, sin ocuparse de las otras bordadoras atónitas, y puso las alforjas en la máquina de coser.

-Bueno -me dijo-, aquí estoy.

Llevaba la maleta de la ropa para quedarse y otra maleta igual con casi dos mil cartas que ella le había escrito.

Página 110, tercera línea – décimo quinta línea

COMENTARIO:

Para mí esta ha sido la parte más bonita del libro. Todo lo que hemos estado leyendo eran sucesos tristes, hasta que ha llegado este fragmento. La verdad es que me ha parecido un poco extraño que después de haberla devuelto a su familia, Bayardo San Román haya vuelto de nuevo con Ángela Vicario. Por otra parte, me ha sorprendido mucho la cantidad de cartas que le mandó (lo que escribió en ellas también) a Bayardo San Román.

Anuncios

Read Full Post »

un Gavilán pollero

pág. 104

Línea 17

Subrayado: Además, como decíamos entonces, él era un gavilán pollero. Andaba solo, igual que su padre, cortándole el cogollo a cuanta doncella sin rumbo empezaba a despuntar por esos montes.

Comentario: Me ha hecho gracia esto porque dice que es un hombre que va “de flor en flor´´ pero de una manera muy graciosa.

Read Full Post »

Subrayado:

La versión más corriente, tal vez por ser la más perversa, era que Ángela Vicario estaba protegiendo a alguien a quien de veras amaba, y había escogido el nombre de Santiago Nasar porque nunca pensó que sus hermanos se atreverían contra él.

Comentario:

He subrayado esto porque cuando el narrador empieza a sospechar que el culpable no era Santiago Nasar, no me parecía lógico, ya que si  Ángela Vicario estaba protegiendo a otra persona y luego se enamora  de Bayardo San Román como comenta en el libro, por su culpa han matado una persona inocente para nada.

Read Full Post »

SUBRAYADO:

-¡Carajo! -gritó-. ¡Se me había olvidado ese pobre hombre!

Subió a la colina con una patrulla, y encontró el automóvil descubierto frente a la quinta, y vio la luz solitaria en el dormitorio, pero nadie respondió a sus llamados. Así que forzaron una puerta lateral y recorrieron los cuartos iluminados por los rescoldos del eclipse. (…) Bayardo San Román estaba inconsciente en la cama todavía como lo habia visto Pura Vicario en la madrugada del lunes con el pantalón de fantasía y la camisa de seda,  pero sin los zapatos.

pág. 98     2. párrafo

COMENTARIO:

Me parece un poco injusto que nadie se acuerde de Bayardo San Román, porque él no ha hecho nada y es el que más ha sufrido (aparte de Santiago). De todas formas es muy arriesgado casarse con una persona que ni siquiera conoces, así que algo le tenía que pasar.

Read Full Post »

Página 104; 4 línea por abajo.

FRAGMENTO:

La versión más corriente, tal vez por ser la más perversa, era que Ángela Vicario estaba protegiendo a alguien a quien amaba, y había escogido el nombre de Santiago Nasar porque nunca pensó que sus hermanos se atreverían contra él.

OPINIÓN:

He subrayado este párrafo porque me parece una guarra porque mataron a Santiago por una mentira y, aunque al principio pensaba que no le iban a hacer nada, después podía haber dicho la verdad.

Read Full Post »

Subrayado:

Llevaba la maleta de la ropa para quedarse, y otra maleta igual con casi dos mil cartas que ella le había escrito. Estaban ordenadas por sus fechas, en paquetes cosidos con cintas de colores, y todas sin abrir.

Pg 110 último párrafo

Comentario:

He subrayado este párrafo porque es cuando vuelve Bayardo, pero no se sabe nada de dónde ha estado todo este tiempo y por qué no ha leído ninguna carta.

Alen.T

Read Full Post »

Román dio un paso adelante, sin ocuparse de las otras bordadoras atónitas, y puso las alforjas en la máquina de coser.
-Bueno -dijo-, aquí estoy.
Llevaba la maleta de la ropa para quedarse, y otra maleta igual con casi dos mil cartas que ella le había escrito. Estaban ordenadas por sus fechas, en paquetes cosidos con cintas de colores, y todas sin abrir.

Página 110 hacia el final.

Comentario

Me ha gustado mucho esta parte porque Ángela, después de pasarlo tan mal, se merecía ser feliz (aunque hubiera hecho matar a Santiago en vano). Además, toda la historia de las cartas me parece muy romántica y aunque haya pasado mucho tiempo y Bayardo y Ángela hayan cambiado, estoy segura de que tendrán la oportunidad que nunca tuvieron.

Read Full Post »

Older Posts »