Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Capítulo V’ Category

Subrayado:

Empezaban a desayunar cuando vieron entrar a Santiago Nasar empapado de sangre llevando en las manos el racimo de sus entrañas. Poncho Lanao me dijo: <<Lo que nunca pude olvidar fue el terrible olor a mierda>>.

Pero Argénida Lanao, la hija mayor, contó que Santiago Nasar caminaba con la prestancia de siempre, midiendo bien los pasos(…) Al pasar frente a la mesa les sonrió.

Comentario:

He subrayado este fragmento porque me parece imposible que Santiago Nasar hiciera ese recorrido con sus tripas en la mano y que luego encima les sonriera.

Anuncios

Read Full Post »

Pag. 136

Primer párrafo

Luego salió del dormitorio, y vió a Santiago Nasar frente a la puerta, bocabajo en el polvo, tratando de levantarse de su propia sangre. Se incorporó de medio lado, y se hechó a andar en un estado de alucinación, sosteniendo con las manos las vísceras colgantes.

Comentario: Me parece una imagen muy fuerte ver a un hombe desangrándose y sujetando sus propias tripas para que no se le salgan. Y también me parece un poco exagerado que Santiago empiece a recorrer toda la casa con las tripas en la mano y con muchas puñaladas hasta llegar a la cocina, que se dice más adelante en el libro.

Read Full Post »

Página 136; mitad del 2º párrafo

FRAGMENTO:

Empezaban a desayunar cuando vieron entrar a Santiago Nasar empapado de sangre llevando en las manos el racimo de sus entrañas.

OPINIÓN:

He subrayado este fragmento porque si yo llego a ver esa imagen, echo el desayuno y la cena del dia anterior.

Read Full Post »

Comenta                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                pág 126

Último Párrafo: Mi madre se volvió apenas con la cara bañada en lágrimas

-¡Ay, hijo-contestó-,dicen que lo mataron!

COMENTARIO

He  subrayado esto porque me parece que para una madre debe ser muy duro saber que van a matar a su hijo o que lo hayan matado y encima que en parte lo hayan matado por cerrarle  la puerta de casa y que él  no pudo entrar para salvarse de las cuchilladas de los gemelos.

Itxaso

Read Full Post »

Página136-2 párrafo-1 línea.

Subrayado:

Caminó más de cien metros para darle la vuelta completa a la casa y entrar por la puerta d la cocina.(…)Mi tia Wenefrida Márquez estaba desescamando un sábalo en el patio de su casa al otro lado del río, y lo vio descender las escalinas del muelle antiguo buscando con paso firme el rumbo de su casa.(…)Tropezó en el último escalón, pero se incorporó de inmediato.<< Hasta tuvo el cuidado de sacudir con la mano la tierra que le quedó en las tripas>>

Comentario:

A mí esto me sorpredió bastante porque va andando como sino le pasara nada, se cae y se sacude el polvo que le ha quedado en las tripas como si nada. En mi opinión en esos momentos no estas pensando si tienes polvo o no, piensas en que te estás muriendo, en llegar lo antes posible a casa e intentar que te curen la herida antes de que te mueras y conseguir salir adelante.

Arrate

Read Full Post »

Pág. 133 párrafo 1 hacia la mitad.

Cerró de un golpe . Estaba pasando la tranca cuando oyó los gritos de Santiago Nasar, y oyó puñetazos de terror en la puerta, pero creyó que él estaba arriba, insultando a los hermanos Vicario desde el balcón de su  dormitorio. Subió a ayudarlo. Santiago Nasar necesitaba apenas unos segundos para entrar cuando se cerró la puerta.

Comentario

Yo cuando leí este fragmento creía que Santiago Nasar iba a entrar a casa. Pero cuando cerraron la puerta ya no creía.

Read Full Post »