Feeds:
Entradas
Comentarios

Libro en general

Me ha gustado este libro por el mero hecho de hacerte con una intriga que el escritor no la quita hasta final del libro.

Alen.T

De vuelta a casa

SUBRAYADO:

Un mediodía de agosto, mientras bordaba con sus amigas, sintió que alguien llegaba a la puerta. No tuvo que mirar para saber quién era. <Estaba gordo y se le empezaba a caer el pelo, y ya necesitaba espejuelos para ver de cerca -me dijo-. ¡Pero era él, carajo, era él! (…) Bayardo San Román dio un paso adelante, sin ocuparse de las otras bordadoras atónitas, y puso las alforjas en la máquina de coser.

-Bueno -me dijo-, aquí estoy.

Llevaba la maleta de la ropa para quedarse y otra maleta igual con casi dos mil cartas que ella le había escrito.

Página 110, tercera línea – décimo quinta línea

COMENTARIO:

Para mí esta ha sido la parte más bonita del libro. Todo lo que hemos estado leyendo eran sucesos tristes, hasta que ha llegado este fragmento. La verdad es que me ha parecido un poco extraño que después de haberla devuelto a su familia, Bayardo San Román haya vuelto de nuevo con Ángela Vicario. Por otra parte, me ha sorprendido mucho la cantidad de cartas que le mandó (lo que escribió en ellas también) a Bayardo San Román.

Un libro diferente

El libro Crónica de una muerte anunciada me ha gustado mucho. Ha sido uno de esos libros en los que tienes tanta intriga por saber lo que le va a suceder al protagonista que tienes que continuar leyendo. Me ha parecido una historia muy rara, ya que ha comenzando anunciando un asesinato y ha acabado contando cómo había sido. Normalmente, en la mayoría de los libros, sucede lo contratio.

La parte que más me ha gustado ha sido cuando Bayardo San Román llega a casa para encontrarse con Ángela Vicario y, la que menos, el momento en el que Plácida Linero cierra las puertas de su casa para que no entraran los gemelos pensando que su hijo estaba en su dormitorio. Esa parte me puso muy nerviosa.

En mi oponión, Ángela Vicario ha sido la culpable del asesinato porque mintió acerca de la persona que hizo que perdiera la virginidad.

Subrayado:

Empezaban a desayunar cuando vieron entrar a Santiago Nasar empapado de sangre llevando en las manos el racimo de sus entrañas. Poncho Lanao me dijo: <<Lo que nunca pude olvidar fue el terrible olor a mierda>>.

Pero Argénida Lanao, la hija mayor, contó que Santiago Nasar caminaba con la prestancia de siempre, midiendo bien los pasos(…) Al pasar frente a la mesa les sonrió.

Comentario:

He subrayado este fragmento porque me parece imposible que Santiago Nasar hiciera ese recorrido con sus tripas en la mano y que luego encima les sonriera.

un Gavilán pollero

pág. 104

Línea 17

Subrayado: Además, como decíamos entonces, él era un gavilán pollero. Andaba solo, igual que su padre, cortándole el cogollo a cuanta doncella sin rumbo empezaba a despuntar por esos montes.

Comentario: Me ha hecho gracia esto porque dice que es un hombre que va “de flor en flor´´ pero de una manera muy graciosa.

Subrayado:

La versión más corriente, tal vez por ser la más perversa, era que Ángela Vicario estaba protegiendo a alguien a quien de veras amaba, y había escogido el nombre de Santiago Nasar porque nunca pensó que sus hermanos se atreverían contra él.

Comentario:

He subrayado esto porque cuando el narrador empieza a sospechar que el culpable no era Santiago Nasar, no me parecía lógico, ya que si  Ángela Vicario estaba protegiendo a otra persona y luego se enamora  de Bayardo San Román como comenta en el libro, por su culpa han matado una persona inocente para nada.

Pag. 136

Primer párrafo

Luego salió del dormitorio, y vió a Santiago Nasar frente a la puerta, bocabajo en el polvo, tratando de levantarse de su propia sangre. Se incorporó de medio lado, y se hechó a andar en un estado de alucinación, sosteniendo con las manos las vísceras colgantes.

Comentario: Me parece una imagen muy fuerte ver a un hombe desangrándose y sujetando sus propias tripas para que no se le salgan. Y también me parece un poco exagerado que Santiago empiece a recorrer toda la casa con las tripas en la mano y con muchas puñaladas hasta llegar a la cocina, que se dice más adelante en el libro.