Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Emily’

Román dio un paso adelante, sin ocuparse de las otras bordadoras atónitas, y puso las alforjas en la máquina de coser.
-Bueno -dijo-, aquí estoy.
Llevaba la maleta de la ropa para quedarse, y otra maleta igual con casi dos mil cartas que ella le había escrito. Estaban ordenadas por sus fechas, en paquetes cosidos con cintas de colores, y todas sin abrir.

Página 110 hacia el final.

Comentario

Me ha gustado mucho esta parte porque Ángela, después de pasarlo tan mal, se merecía ser feliz (aunque hubiera hecho matar a Santiago en vano). Además, toda la historia de las cartas me parece muy romántica y aunque haya pasado mucho tiempo y Bayardo y Ángela hayan cambiado, estoy segura de que tendrán la oportunidad que nunca tuvieron.

Anuncios

Read Full Post »

SUBRAYADO

El cuerpo había sido expuesto a la contemplación pública en el centro de la sala, tendido sobre un angosto catre de hierro mientras le fabricaban un ataúd de rico. (…) Además, los perros alborotados por el olor de la muerte aumentaban la zozobra. No habían dejado de aullar desde que yo entré en la casa (…)

-Ayúdame -me gritó-, que lo que quieren es comerse las tripas.

Los encerramos con candado en las pesebreras. Plácida Linero ordenó más tarde que los llevaran a algún lugar apartado hasta después del entierro. Pero hacia el medio día, nadie supo cómo, se escaparon de donde estaban e irrumpieron enloquecidos en la casa.

Plácida Linero, por una vez, perdió los estribos.

-¡Estos perros de mierda! -gritó-. ¡Que los maten!

La orden se cumplió de inmediato, y la casa volvió a quedar en silencio. Hasta entonces no había temor alguno por el estado del cuerpo.

Página 86 y 87

COMENTARIO

Por una parte me sorprende que tengan el cadáver de Nasar en la sala teniendo en cuenta el estado en el cual lo dejaron los gemelos. También me sorprendió que mataran a los perros aunque intentasen comer el cadáver, simplemente los tenían que haber encerrado en un cuarto o los tenían que haber atado con una cadena. Pero lo que tenían que saber era que los perros no se iban a quedar quietos si olían el cuerpo.

Read Full Post »

SUBRAYADO

(…) hasta que mi hermana la monja entró en el dormitorio tratando de ponerse el hábito a la carrera, y lo despertó con su grito de loca:
-¡Mataron a Santiago Nasar!

Página 83, línea 11

COMENTARIO

La primera razón por la cual lo he subrayado es que me hizo mucha gracia que la monja entrara en el dormitorio como una loca e intentando vestirse gritando que habían matado a Nasar. Por otro lado, no entiendo porque está tan sorprendida de que le hayan matado. Ella ni nadie más deberían estarlo, ya que todos menos Nasar sabían que lo iban a matar de antemano.

Read Full Post »

La tortura

SUBRAYADO

Sólo Pura Vicario supo lo que le hizo en las dos horas siguientes, y se fue a la tumba con su secreto. <Lo único que recuerdo es que me sostenía por el pelo con una mano y me golpeaba con la otra con tanta rabia que pensé que me iba a matar>, me conto Ángela Vicario. Pero lo hizo con tanto sigilo, que su marido y sus hijas mayores, dormidos en los cuartos, no se enteraron de nada hasta el amanecer cuando ya estaba consumado el desastre.

Página 56, último párrafo

COMENTARIO

Me sorprende mucho que la madre sea tan cruel como para pegarla por no ser virgen sin ni siquiera preguntarle por los motivos. Y aunque tuviera motivos para pegarla, la madre debería haber estado allí para ayudarla, no para pegarla tanto.

Read Full Post »

Los chismorreos

SUBRAYADO

Mi madre le dio la bendición final en una carta de octubre. < La gente lo quiere mucho –me decía-, porque es honrado y de buen corazón, y el domingo pasado comulgó de rodillas y ayudó en la misa en latín.> (…) Cuando se supo que Bayardo San Román quería casarse con ella, muchos pensaron que era una perfidia de forastero. (…) Se llegó a decir que había arrasado pueblos y sembrado el terror en Casanare como comandante de tropa, que era prófugo de Cayena, que lo habían visto en Pernambuco tratando de medrar con una pareja de osos amaestrados, y que había rescatado los restos de un galeón español cargado de oro en el canal de los vientos.

Página 35, línea 13 y página 41 párrafo 1 y 2

COMENTARIO

Estas dos partes del segundo capítulo me recuerdan a la realidad. Con esto me refiero a que cuando llega alguien nuevo, la gente siempre habla sobre lo majo que es y que ha hecho esto o lo otro y que ha sido impresionante. Pero una vez que dicha persona haga algo fuera de lo normal, (en este caso Bayardo quiere casarse con Ángela) empiezan a surgir comentarios sin fundamento en los cuales esa persona ha hecho cosas horribles y todo lo que hace, lo hace con maldad. Además, cada vez que alguien cuenta algún comentario, la siguiente persona que lo cuenta lo suele exagerar y así indefinidamente. Como he dicho antes me recuerda a la realidad, ya que en mi opinión, esto ocurre casi diariamente.

Read Full Post »

El armamento

SUBRAYADO

En el monte llevaba al cinto una 357 Magnum (…) en época de perdices (…) sus aperos de cetrería. En el armario tenía además un rifle 30.06 Mannlicher-Schönauer, un rifle 300 Holland Mágnum, un 22 Hornet con mira telescópica de dos poderes, y una Winchester de repetición.

Página 11, párrafo 2, linea 10

COMENTARIO

La verdad es que no sé nada sobre armas y sus funciones dependiendo del tiempo así que, obviamente, al leerlo estaba muy perdida. Además, no entiendo cómo algunas personas pueden dormir tranquilamente teniendo cuatro o más armas en su casa. Por otra parte, este fragmento me ha recordado a otro libro que estoy leyendo en el cual la protagonista no para de hablar de armas y no me entero de nada.

Read Full Post »

El percance con la pistola

SUBRAYADO

(…) la pistola se disparó al chocar contra el suelo, y la bala desbarató el armario del cuarto, atravesó la pared de la sala, pasó con un estruendo de guerra por el comedor de la casa vecina y convirtió en polvo de yeso a un santo de tamaño natural en el altar mayor de la iglesia, al otro extremo de la plaza. (…) no olvidó nunca la lección de aquel percance.

Página 12, párrafo 1, línea 5

COMENTARIO

Por una parte, lo he subrayado porque me parece imposible que una bala pueda atravesar todas esas paredes, cruzar la plaza y destruir un santo de yeso. Pero por otro lado, si eso pudiera ocurrir, yo tampoco podría olvidar lo sucedido y siempre descargaría la pistola.

Read Full Post »